Sant Andreu

La nostra escola és una escola centenària en la qual hi destaquen dues etapes. El centre va ser durant 75 anys de les Dominiques de la Presentació, anomenades “franceses”, ja que el seu origen és a Tours (França).El 1970 va ser traspassat a les Missioneres Filles de la Sagrada Família de Natzaret. Les “franceses” van arribar a Badalona l’any 1881, per fer-se càrrec de l’hospital-asil de Roca i Pi.

Uns dels benefactors de l’època era Evarist Arnús, el qual va projectar separar l’hospital de l’asil. Va comprar unes cases al carrer del Pilar -ara Arnús- i el 1986 es va inaugurar l’asil Sant Andreu, administrat també per les Dominiques. A l’asil es feia una classe de pagament per ajudar al seu sosteniment, ja que, encara que havia de mantenir-se amb ajuts municipals, la situació política feia que els diners arribessin de vegades sí, de vegades no.

Evarist Arnús va decidir fer un col.legi independent de l’asil i va comprar més terrenys l’any 1890. Ell, però, va morir. Això sí, va deixar a la congregació un sucós llegat de 200.000 pessetes, i el seu fill va continuar la construcció del col.legi, acabat el 1894.

Amb la República i la guerra civil es perd la pista de les “franceses”, que marxen, i també es perd la pista de l’ús que va tenir el local.

Han quedat testimonis d’ex-alumnes que ens expliquen que les classes s’impartien en francès i en castellà. Feien cultura general: aritmètica, física, urbanitat… Això era molt important. A l’hora de dinar, les alumnes que eren pensionistes o mig pensionistes (hi havia una mena de jerarquia entre elles i les alumnes externes i les de l’asil) no podien parlar si la monja no els donava permís. Les coses van canviar i després de la guerra no es van fer distincions com aquelles que els qui les van viure consideren “fruit d’una època concreta”. Les “faltes” comportaven fer una còpia de força ratlles, però no un càstig físic.

La introducción del iPad en el aula ha supuesto una nueva manera de entender el cambio de paradigma educativo, con una visión optimista del futuro. Desde el Col.legi Sant Andreu apoyamos la revolución educativa desde el aula, formando a nuestros profesores y proporcionando herramientas a nuestros alumnos.
La apuesta por la tecnología ha sido una constante en la historia reciente de nuestro centro. Toda la comunidad educativa es consciente de la necesidad de integrar de manera eficiente las TIC como elemento vertebrador y facilitador del aprendizaje del alumnado. Trabajamos de forma conjunta profesores, alumnos y familias, para lograr una integración óptima que permita a nuestros estudiantes aprovechar las TIC.
Uno de los valores destacados del centro es la innovación educativa a través de la implementación de metodologías activas en las cuales el alumno deviene el protagonista de la aventura de aprender. Es por ello que no podemos dejar pasar la oportunidad de aprovechar las ventajas del iPad como dispositivo catalizador de las metodologías y, a su vez, como escaparate de los progresos alcanzados por el alumno durante todo el proceso. El iPad se convierte en una herramienta facilitadora de la educación individualizada, una forma de que el alumno pueda relacionarse con su entorno al ritmo que necesita de forma particular.

HERRAMIENTA FUNDAMENTAL

El iPad transforma el aula hasta el punto de lograr que el espacio educativo no se reduzca a cuatro paredes sino que se amplíe a cualquier lugar del centro e incluso del entorno escolar, con lo cual se multiplican las oportunidades de aprendizaje.

MOBILE LEARNING

En el marco del mobile learning, tendencia pedagógica que aboga por el uso didáctico de los dispositivos móviles en el aula y fuera de ella, la incorporación del iPad nos ha permitido acelerar el tránsito a un nuevo paradigma en el cual se funden metodología y tecnología en una síntesis perfecta que implica un aumento evidente y contrastable de la calidad educativa.

UN PROYECTO DE FUTURO

Aprovechando el bagaje acumulado durante los últimos años, con la experiencia del proyecto 1×1 con netbooks, se ha conseguido diseñar un entorno de aprendizaje en el que la armonía entre proyecto educativo de centro y uso eficaz de la tecnología nos permite mirar al futuro con la esperanza de saber que este no es un proyecto con fecha de caducidad sino un trabajo en proceso y mejora constante, que formará a alumnos con las habilidades que necesitarán para un mundo nuevo.

En nuestro centro somos conscientes de que la metodología es el pilar que sostiene esta nueva manera de entender la educación. Es por ello que un proyecto de estas características no tiene sentido si se siguen aplicando los métodos tradicionales. El capital humano es fundamental a través del apoyo de toda la comunidad educativa, especialmente por parte del equipo directivo (que ve la necesidad de continuar innovando), el profesorado (a través de un plan de formación que les lleva a optimizar sus recursos) y la Comisión TIC (que vela por el correcto desarrollo del proceso), pero sin olvidarnos del apoyo de las familias en todo este proceso, y de los estudiantes, pilar fundamental de este proyecto.

Este cambio de metodología produce una transformación en la manera de aprender del alumno, que puede construir así su propia experiencia de forma individual, cooperativa y adaptándola a su ritmo. Este último factor es especialmente importante en los alumnos con necesidades educativas especiales, que encuentran en el iPad un elemento idóneo, dado que nos permite personalizar el camino a seguir y la estrategia que pueda conllevar el éxito educativo en tales casos.