¿Qué se siente cuando uno es seleccionado para formar parte de la principal comunidad de profesores innovadores del mundo como APPLE DISTINGUISHED EDUCATOR?

Gratitud, una inmensa, colmante, eufórica y abrumadora sensación de gratitud, de agradecimiento a todos aquellos que me han ayudado a dar un vuelco tan espectacular como positivo a mis expectativas vitales y profesionales al animarme a apostar por la educación del siglo XXI.

En primer lugar, a mis compañeros del Colegio JABY, ya que estoy seguro de que el éxito de nuestro Proyecto CuriosiTIC ha sido decisivo para este logro. El magnífico equipo que formamos ha demostrado que la transformación de la educación que demanda nuestra nueva sociedad es posible y positiva. A día de hoy, todos los alumnos de Educación Primaria y los primeros cursos de secundaria cuentan con iPads como herramienta de trabajo personal (modelo 1:1), que utilizan para sacar partido a las metodologías activas y materiales propios realizados por mis compañeros, que han constatado un aumentando significativo del rendimiento y  de la motivación, mejorando sustancialmente la experiencia de enseñanza-aprendizaje, hasta el punto de, como me gusta describir, algunos de ellos “han vuelto a enamorarse de su profesión”.

En segundo lugar, a Antonio Albiol, profesor de filosofía y lengua y coordinador TIC de nuestro centro, que me sacó a empellones  de mi zona de confort de profesor tradicional, me ayudó a explorar los frondosos y tupidos senderos de la gamificación o el Flipped Classroom y me descubrió el mundo Apple, que ha resultado ser la nave más capaz para esta singladura.

En tercer lugar a nuestros amigos de Rossellimac, cuyo asesoramiento ha sido tan importante a la hora de convertir ideas y proyectos en realidades palpables, ayudándonos con las poderosas herramientas de transformación de las que nos proveen los genios de Cupertino.

Gracias a todos ellos, soy un profesor nuevo en un colegio nuevo. Juntos, hemos crecido y mejorado, hemos roto las amarras del conformismo y partimos confiados a la travesía que nos lleva junto a nuestros alumnos a la educación que se merecen, aquella que les va a dotar de las herramientas necesarias para prosperar como personas y ciudadanos en la sociedad de este siglo.

 

Ahora, como Apple Distinguished Educator, espero poder compartir estas experiencias con profesores de todo el mundo para CREAR y CAMBIAR, el lema de Apple Educación. El futuro es ya. Y es nuestro.