La aparición de la tienda App Store para iOS generó tal explosión en el desarrollo de aplicaciones que actualmente existen unos dos millones y pico de títulos.

Esto permitió a Apple utilizar como lema promocional “Hay una aplicación para eso”, porque, con semejante oferta es posible que, efectivamente, alguien haya creado una aplicación útil para casi cualquier cosa que puedas imaginar.

Lo cual nos lleva a dos grandes problemas: cómo encontrar aplicaciones buenas para una determinada finalidad y cómo valorar su adecuación para el uso que deseamos hacer de ellas. Además, en el entorno educativo se suman una serie de requisitos que debemos tener en cuenta y que complican esta selección.

Estos requisitos tienen que ver con la relevancia curricular de la aplicación, el ajuste al grado de desarrollo de los estudiantes, la facilidad de uso, la accesibilidad o su interactividad.

Pero primero, veamos cómo explorar la oferta y descubrir aplicaciones.

Descubriendo aplicaciones

Un primer punto de partida es acudir directamente al App Store. Sin embargo, muchos preferiréis recurrir a recomendaciones realizadas por docentes en blogs y sitios web especializados, bien sea a través de listas o recopilaciones, bien a través de artículos en los que se presentan diversas herramientas, como muchos de los que te ofrecemos en nuestro blog de ideas.

App Store

Una vista a la App Store puede ser un buen punto de partida en la exploración. Respecto a otras opciones nos permite conocer aplicaciones nuevas y tener la seguridad de que siguen disponibles, ya que las listas de aplicaciones que encontramos en otros lugares pueden haber perdido vigencia. La principal desventaja es que no tendremos una valoración que nos ayude a determinar si es una buena opción para nosotros.

Aún así, la organización de la tienda nos puede ayudar a encontrar algún producto interesante. Por ejemplo, la tienda dispone de apartados para Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato. Más abajo puedes hacer click en cada uno de los banners y acceder directamente a la sección correspondiente en la App Store.

Dentro de cada sección las aplicaciones aparecen organizadas por áreas curriculares, junto con una sección “Explora más” para incluir aquellas que no encajan en ninguna de las anteriores. Por cierto que, si visitas la tienda a través de la aplicación de iTunes, también te ofrece enlaces a los libros de la tienda de iBooks relacionados.

Al visitar la ficha de la aplicación podemos ver tanto las valoraciones de clientes, que pueden ser de ayuda a la hora de hacer una selección, como también algunos detalles que pueden ser importantes, como la compatibilidad de la aplicación con ciertos modelos de dispositivos, o incluso recomendaciones de edad.

Otro aspecto importante que tendremos que tener en cuenta es el precio de la aplicación, la posibilidad de que exista una versión “lite” gratuita y qué limitaciones de uso tiene y cuáles son las compras integradas. Existen numerosas aplicaciones que son inicialmente gratuitas pero que ofrecen estas compras integradas para acceder a la totalidad del contenido, y debemos valorar hasta dónde nos sirve la versión básica o necesitamos ampliaciones.

 

Recopilaciones de apps para educación

Las listas, clasificaciones y recopilaciones de apps son un recurso que, a priori, resulta muy útil para descubrir aplicaciones con el beneficio de contar con una preselección centrada en nuestro área de interés, comentadas y valoradas por compañeros de profesión.

El principal problema con este tipo de recursos es la posible caducidad de los proyectos y a que algunos de ellos, una vez perdido el impulso inicial, no se encuentran actualizados con lo que muchas propuestas han desaparecido del mercado o han cambiado por algún motivo.

Eso no impide que sigan teniendo utilidad, ya que nos proporciona un punto de partida, criterios y pistas con los que organizar nuestra propia búsqueda. Además, el hecho de encontrar una misma app en diversas recopilaciones nos indicaría su idoneidad. Finalmente, estas listas son un buen lugar para encontrar apps que quizá no llegásemos a conocer nunca de otra manera. He aquí unas cuantas:

Eduapps: recopilación realizada por un grupo de Apple Distinguished Educators en España.

http://www.eduapps.es

Proyecto Guappis: esta recopilación incluye tanto apps para iOS como para Android.

http://proyectoguappis.blogspot.com.es/search/label/iOS

Generación Apps

http://generacionapps.com

 

iPads Apps for School, de Richard Byrne

http://ipadapps4school.com

 

Evaluando aplicaciones

Un buen punto de partida sobre estas consideraciones lo puedes encontrar en un pequeño folleto electrónico de Apple Educación: :

Evaluating Apps for the Classroom

Evaluando aplicaciones para el aula (en español)

El folleto considera cinco apartados principales, indicando una serie de aspectos clave a considerar en cada uno de ellos y proponiendo algunos ejemplos de aplicaciones que responden a esos requisitos:

Adecuación al desarrollo de los alumnos: la aplicación será efectiva si su contenido es apropiado para la edad o grado de desarrollo de los estudiantes con los que queremos usarla. En este apartado hay que considerar los aspectos cognitivos, desarrollo lingüístico, habilidades psicomotrices y sociales.

Diseño de instrucción o adecuación curricular: la medida en que la aplicación puede contribuir a las metas de aprendizaje que hemos definido. Los aspectos que se consideran aquí son si la aplicación comunica de manera efectiva la materia, si se ajusta a los objetivos de aprendizaje que perseguimos, si proporciona apoyo y estructura de aprendizaje a los alumnos, ofreciendo contexto y conexiones con el mundo real y si, finalmente, ofrece opciones de personalización o adaptación a los distintos niveles de capacidad.

Participación y motivación: debemos valorar si la aplicación contribuye a generar motivación y compromiso en los estudiantes, lo que redunda en una participación más activa y un mayor aprendizaje. En este apartado nos preguntamos si la aplicación es atractiva para que los alumnos la utilicen y vuelvan a ella con frecuencia, que se ajuste bien a su nivel de desempeño, pero con margen para crecer. También nos interesa determinar si propone nuevas metodologías de aprendizaje, primándolas sobre ejercicios rutinarios, para lo cual, puede incluir principios de gamificación.

Balance de características interactivas: muchas aplicaciones educativas se presentan como juegos o interactivos, pero corremos el riesgo de que el énfasis en estos aspectos haga perder de vista los objetivos de aprendizaje. Por lo tanto, en este apartado tratamos de esclarecer si se trata de una aplicación de entretenimiento o realmente puede generar o consolidar aprendizajes, para lo cual, las características interactivas tienen que contribuir a ello y enriquecerlo, pero no interponerse entre el aprendiz y el contenido.

Accesibilidad: la accesibilidad de los dispositivos iOS es la mejor en su categoría, pero aparte de eso, tenemos que determinar si las aplicaciones aprovechan estas características y, por otro lado, si están diseñadas teniendo en cuenta distintos tipos de usuarios con distintas capacidades y modalidades de aprendizaje, así como la posibilidad de personalizar tanto el manejo de la aplicación como el recorrido de aprendizaje dentro de ella.

Rúbricas para evaluar aplicaciones

En el entorno anglosajón se pueden encontrar un montón de rúbricas, listas de control y guías que nos pueden ayudar a valorar una aplicación. Aquí tienes una selección que puede ser un buen punto de partid, junto con el libro citado, para diseñar tu propia estrategia de valoración de las apps. Son enlaces a documentos PDF para descargar.

iPad App Evaluation for the classroom, de Silvia Rosenthal Tolisano es una guía que contempla un montón de aspectos en la evaluación de apps. No es una rúbrica, pero condensa la mayoría de cuestiones que necesitas tener en cuenta.

Guía de Silvia Rosenthal para evaluar aplicaciones

iPad App Evaluation Guiding Questions, de iPad for Educate. Una serie de preguntas que hacerse cuando examinamos una app.

iPad App Evaluation Guiding Questions

Educational App Evaluation Rubric, de Tony Vincent, es una rúbrica que encaja bastante bien en el modelo que describimos en el apartado anterior.

Educational App Evaluation Rubric

Esta checklist, también de Tony Vincent, a partir de otra realizada por Palm Beach County Schools y edudemic.com.

Checklist para evaluar aplicaciones

Kathleen Schrock mantiene un sitio dedicado al iPad en educación (iPads for teaching) con infinidad de recursos, entre los que se encuentran estas plantillas para evaluar críticamente aplicaciones de contenido y de creación, respectivamente:

Evaluación de aplicaciones de contenido

Evaluación de aplicaciones de creación

También esta rúbrica, adaptada de Harry Walker, de la Universidad John Hopkins.

Rúbrica para evaluar aplicaciones

Y, finalmente, esta rúbrica para evaluar apps para NEE de Jeannette Van Houten, que también la ha adaptado de otra de Harry Walker.

Evaluación de aplicaciones para NEE