Hace algún tiempo que Apple publicó una nueva aplicación de iOS para realizar pequeños vídeos llamada Clips.

Hasta entonces contábamos con iMovie para iOS, que sigue siendo la herramienta de preferencia para proyectos de todo tipo, pero especialmente si son un poco complejos. Clips está orientado a un tipo de producción más sencilla y casual, de corta duración, más informal y desenfadada y que no requiere una gran planificación.

La aplicación en sí es mucho más ligera que iMovie en tanto que ocupa bastante menos espacio en el dispositivo. Además, es también más sencilla de usar y nos permite conseguir un resultado casi inmediatamente.

En el entorno educativo, Clips es interesante por varios motivos:

Graba vídeo sin demoras.

Crear un vídeo con Clips equivale prácticamente a empezar a grabar y listo, pudiendo añadir efectos visuales y música sobre la marcha. Gracias a eso es posible realizar durante la clase propuestas que impliquen la creación de pequeños vídeos sin tener que esperar a disponer de un momento o espacio más adecuado.

Orientación a la brevedad.

Clips encaja en el tipo de vídeos que los usuarios enviarían a través de redes sociales: breves, captados de forma improvisada en el momento en que sucede algo interesante, de tono desenfadado y con algún efecto simpático. Lo hace ideal para muchas propuestas basadas en “píldoras” de vídeo, como las que veremos dentro de un momento.

Cómo crear vídeos con Clips

La verdad es que lleva más tiempo describir cómo trabajar con Clips que descubrirlo por uno mismo. Clips apenas necesita instrucciones para empezar a trabajar con ella.

Al abrir la aplicación por primera vez ya podemos empezar a grabar. Para ello no hay más que mantener pulsado el botón de grabación. Podemos escoger entre las dos cámaras del dispositivo., así como enmudecer el micrófono si no queremos recoger audio.

También es posible hacer fotos o tomar algún elemento de la biblioteca de fotos para utilizar material que hubiésemos recogido con anterioridad.

A medida que grabamos cortes, se muestran en la parte inferior de la app. Al seleccionar uno de ellos podemos acortarlo con las tijeras o aplicar sobre él alguno de los efectos visuales disponibles en la barra superior, así como editar los subtítulos si lo deseamos.

Los cortes, o clips, pueden arrastrarse para cambiar su posición o llevarse fuera de la línea de tiempo para eliminarlos.

En la parte superior de la pantalla tenemos varios iconos que nos permiten hacer varias cosas interesantes.

El icono del “bocadillo de cómic” pone en marcha un modo de subtítulos bastante sorprendente. Al tenerlo activo y hablar durante la grabación, la app recoge al dictado lo que vamos diciendo y lo utiliza como subtítulo, el cual podemos editar posteriormente para corregir errores.

El icono de la tríada de colores nos permite aplicar un efecto visual al clip actual o al que vayamos a grabar. No es que haya una gran variedad, pero los resultados están muy conseguidos a la hora de dar un toque de dibujo animado a la película.

El símbolo de la estrella nos permite acceder a un conjunto de pegatinas animadas y a emojis con los que introducir resaltes visuales para señalar alguna parte interesante, así como personajes de Disney y Pixar, la hora y otros símbolos.

Un icono en forma de recuadro con una T nos da acceso a una serie de títulos animados predefinidos. En algunos casos el texto es editable y en otros no. Para usarlos, se selecciona el deseado y, después, se mantiene pulsado el botón grabar para definir su duración, lo que desvela la animación.

En algún momento puedes sentirte un poco desorientada o desorientado al trabajar con estas opciones si quieres volver a grabar vídeo. Normalmente basta con tocar en la palabra vídeo para volver al modo de grabación normal.

Finalmente, puedes añadir música tocando el icono de la nota, Accedes a un menú que te ofrece una serie de temas de la aplicación o bien a las canciones que tengas en el dispositivo. Esta banda sonora se aplica a todo el vídeo y no tienes mucho más control sobre ella, aunque sí parece que se aplican los efectos de atenuación automática (o auto-ducking) para dar prioridad a las locuciones y sonidos de la grabación.

En cualquier caso, en apenas unos minutos puedes tener un vídeo más que aceptable con títulos y banda sonora a cambio del tiempo que necesites para grabar y unos cuantos toques.

Ideas en las que puede encajar Clips

Clips no sustituye a iMovie en cualquier tipo de proyecto basado en vídeo, pero es mucho mejor herramienta para vídeos cortos, a los que no queremos o podemos dedicar mucho tiempo, cuyo contenido es más bien improvisado y que no nos de mucho trabajo de edición. Además es una aplicación divertida, que incluye varios detalles que entusiasmarán a los alumnos y alumnas.

A continuación, señalamos algunas propuestas de trabajo para el aula en la que podría encajar bien el uso de Clips.

Expresión Oral

Recoger muestras de expresión oral de tu alumnado puede verse bastante facilitado con una herramienta como clips. Da poco trabajo e incluye el plus de diversión que proporciona usar los efectos o las pegatinas. Además, los vídeos son fáciles de compartir.

El conceptomatón

Este mini-proyecto consiste en explicar un concepto clave de una materia con un vídeo breve, que se enriquecerá gracias a la posibilidad de añadir títulos y subtítulos al dictado.

Recogida de información “en marcha”

Al no necesitar casi preparación, Clips es como un bloc de notas audiovisuales. Resulta ideal para llevarlo en una salida didáctica, pues podemos ir grabando y narrando a medida que pasamos por puntos interesantes; para hacer entrevistas rápidas; tomar notas audiovisuales; comentar en directo algo que estamos observando, etc.

Memoria Audiovisual

Con Clips puede ser especialmente sencillo que los alumnos y alumnas recojan y describan procesos que están realizando, como podría ser la realización de un proyecto artístico o tecnológico, una receta de cocina, prácticas de laboratorio, rutinas deportivas, etc.

Indicaciones del docente

Tanto si practicas flipped classroom como si no lo haces, estos vídeos cortos de clips puede ser muy interesantes y divertidos grabándote para dar indicaciones a tu alumnado, ya sea explicaciones breves o descripciones de tareas. Te llevarán casi menos tiempo que escribirlas.

Pero aún hay más: al hacerlo así puedes desarrollar un sistema muy simple para utilizar diversas modalidades de comunicación con tu alumnado, especialmente aquellos que tengan necesidades espaciales. Esto es: al crear vídeos con instrucciones habladas estás facilitando el acceso a estudiantes con dificultades de lectura o problemas visuales. Los subtítulos automáticos, por su parte, facilitan a los que tienen problemas auditivos.

Es posible incluso que, para algunos, el hecho de recibir este tipo de vídeos con tu imagen suponga beneficios en el plano afectivo o relacional. Se trata de una posibilidad que parece interesante explorar.

En resumen

Clips ofrece unas posibilidades interesantes para ser usado en las aulas en lugar de otras soluciones de creación de vídeo. Nos permite hacerlo de una manera más improvisada y casual, aprovechando cuestiones que surgen en un momento, o para hacer viables proyectos que, de otro modo, requerirían más planificación de espacios y tiempos.