Un vídeo breve puede ser una gran activador previo, pero encontrar uno que sea adecuado y se ajuste a las necesidades de tu grupo de estudiantes resulta bastante difícil, así que: ¿por qué no prepararlo nosotros mismos?

A la hora de comenzar un tema es importante activar los conocimientos previos de los estudiantes. Esta activación facilita la creación de relaciones entre los conocimientos existentes y los nuevos conceptos e ideas que vamos a introducir. Combinar activadores adecuados con estrategias de visualización del pensamiento, como los organizadores gráficos o los mapas conceptuales, contribuye a centrar la atención en los temas que vamos a tratar y facilita la identificación de las necesidades de aprendizaje de los alumnos.

Objetivo

El objetivo es preparar un vídeo de activación de conocimientos previos sobre un tema que vamos a empezar a trabajar en breve en en aula. El vídeo tendrá una duración aproximada de un minuto.
Aquí tienes un ejemplo.

Qué necesitas
• Una lista con los conceptos/ideas principales del tema.
• Una imagen representativa de cada uno de ellos.
• Una música que pueda servir de banda sonora, mejor si tiene alguna relación con el tema.

Herramientas que vamos a utilizar

Vamos a utilizar iMovie, aplicación con la que puedes trabajar tanto en el Mac como en el iPad. También puedes utilizar cualquier aplicación de edición de vídeo o una que te permita crear un pase de diapositivas sencillo, Puedes probar, por ejemplo SlideShow Movie Maker o Video Maker Free.

Proceso

A partir del mapa conceptual del tema o de nuestro material preparamos una lista de los conceptos o ideas principales del mismo.

Buscamos imágenes representativas para cada uno de ellos, preferentemente aquellas que puedan ser familiares o próximas al alumnado, o bien que puedan resultan intrigantes y estimulen su curiosidad.

Puedes encontrar imágenes libres de derechos en sitios web como:

Almacenamos las imágenes en Fotos de nuestro iPad para tenerlas a mano.

Montamos las imágenes en secuencia utilizando iMovie. La duración de cada imagen puede ajustarse en torno a los 3 segundos.

Consejos para la edición

  • Una transición de disolución entre las imágenes puede ayudar a darle fluidez al vídeo, pero no pongas transiciones muy vistosas o largas.
  • También podemos aplicar el efecto Ken Burns (mueve la imagen entre diferentes encuadres) para darle algo de dinamismo, modificando los puntos de entrada y salida para centrar la atención en la parte que nos interesa de la imagen.
  • Aunque no es estrictamente necesario, puede ser interesante añadir un texto sobre la imagen con el nombre del concepto representado.

Una vez montadas las imágenes, añadimos un título al inicio del vídeo, que bien podría ser “¿De qué trata esto?”.

Y, para terminar, incluimos una banda sonora que aporte atractivo al vídeo y refuerce su impacto.

Para distribuir el vídeo, podemos subirlo a un servicio como Youtube y compartir el enlace con nuestros alumnos, o el método con el que trabajemos habitualmente.

Uso en el aula

El vídeo que acabamos de crear lo emplearemos al comenzar a trabajar el tema en el aula, bien sea proyectándolo para verlo y comentarlo en gran grupo, bien para que cada alumno lo vea de forma individual.

En cualquier caso, es necesario planear una actividad que permita a los estudiantes concretar esta activación que pretendemos. Una de las muchas formas es utilizar un organizador gráfico de la rutina de pensamiento “Pienso, Me interesa, Investigo”. A grandes rasgos, esta rutina promueve la identificación de los conocimientos previos del alumnado sobre el tema en cuestión, así como la de las preguntas que el estudio del mismo puede contestar. Puedes encontrar una explicación más detallada en este artículo de Maribel Gómez.

El organizador concreto que te proponemos aquí puede ser muy práctico para proyectar y trabajar en gran grupo, escribiendo las ideas de los alumnos en las columnas adecuadas. Esto te permitirá hacerte una idea de cuál el la situación del grupo de estudiantes respecto al tema que vas a iniciar. Las respuestas individuales, por su parte, te facilitarán datos para la evaluación inicial individual.

En resumen

Activar los conocimientos previos de tus estudiantes con la ayuda de un pequeño vídeo puede ser una excelente manera de iniciar el abordaje de un tema. Con una aplicación de edición de vídeo o de montaje de pases de diapositivas puedes crear estos materiales para llevar a tu aula.