Una de las mejores formas de estimular la creatividad y el aprendizaje es imponer restricciones en las tareas que proponemos a los alumnos. En lugar de darles total libertad para generar un producto, limitamos sus posibilidades de manera que para terminar con éxito el proyecto tienen que poner a funcionar ciertos recursos que, de otro modo, podrían no llegar a plantearse siquiera. Esto te ayuda a trabajar la comprensión y la capacidad de síntesis, a la vez que desarrollas habilidades de expresión lingüística y plástica.

En este caso, lo que vamos a proponer es resumir una película, un libro, una obra de teatro una canción (o lo que se te ocurra) en una tira cómica de tan solo tres viñetas.

En el iPad dispones de varias aplicaciones que permitirán a tus estudiantes crear fácilmente este tipo de formato, aunque bastaría con una aplicación sencilla de dibujo. Por si lo necesitas, estas son algunas de las más destacadas son StripDesigner, ComicLife o Halftone.

E

Desarrollo

Explica la actividad a tus alumnos y alumnas, insistiendo en que tienen que resumir la historia o proceso propuesto en tan sólo tres viñetas, de modo que pueden usar tanto texto como imágenes. Es importante insistir en que lo que vamos a valorar es la estructura de la historia y la capacidad de sintetizarla en las tres viñetas, por lo que la realización artística, aunque la valoraremos tendrá menos importancia. Las imágenes pueden ser dibujos propios, fotografías, imágenes obtenidas de Internet, etc.

Las primeras veces que hagas esta actividad, propón historias o contenidos que sean bastante conocidos por ellos, de manera que ya puedan tener cierta idea y les resulte fácil comenzar.

Procura que trabajen en parejas o tríos, para que tengan que debatir y ponerse de acuerdo.

E

Trabajo posterior

Haz que cada grupo presente su trabajo a la clase para que lo comenten.

Una variante puede ser no decir de qué historia se trata y que la clase intente adivinarla. Si consiguen hacerlo quiere decir que el trabajo ha captado los elementos esenciales que identifican y hacen reconocible la historia.

Otra variante es que la clase comente qué elementos consideran adecuados y cuáles no, qué falta o que sobra en el trabajo, así como proponer sugerencias para mejorarlo.